jueves, 27 de abril de 2017

Cubo metálico porta-macetas.


Antes y después.


En esta ocasión partimos para hacer este trabajo de decoración, de un pequeño cubo metálico.


En primer lugar, le aplicamos dos manos de pintura selladora, en ambas partes: interior y exterior.


Cuando la selladora estaba totalmente seca, utilizamos la pintura de tiza, por dentro y por fuera del cubo, en color blanco y dejamos secar bien. 


El siguiente paso fue hacer decoupage en toda la superficie exterior. 
Como la utilización que pensamos darle al cubo, era como porta-macetas, lo protegimos con varias capas de barniz transparente mate.


Esperando que las fotos (que tal vez no son demasiado claras) os den idea de la realización de este nuevo trabajo, nos despedimos hasta el siguiente, deseando que os haya gustado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario