martes, 15 de noviembre de 2016

Silla antigua de rejilla.


Antes y después


Una amiga nos encargó restaurar esta silla antigua con asiento de rejilla. 
Como se puede apreciar en la foto del antes, el asiento estaba bastante roto, motivo por el cual la silla era  inservible.


En primer lugar, fuimos descosiendo toda la rejilla, para poder sustituirla.


En unos grandes almacenes, compramos un rollo de rejilla.


El precio del rollo de rejilla, nos pareció bastante caro y antes de su compra, consultamos con la propietaria de la silla. 


En esta foto se puede ver perfectamente, el lugar de anclaje del bastidor.


Limpiamos bien todo el bastidor para colocar la nueva rejilla, que cortamos a medida y fuimos clavando para después proceder a coserla.


Por la parte posterior, colocamos un junquillo para asegurar aún más la nueva rejilla.


 Teñimos la nueva rejilla, con nogalina, y dejamos secar para después proceder a dar el barniz de protección.


Cuando del barniz estaba seco, atornillamos el asiento a la silla y dimos por finalizado nuestro trabajo. Solamente nos queda desear que a nuestra amiga le guste el resultado final.