domingo, 17 de julio de 2016

Imagen restaurada.


Antes y después.


Una amiga, nos encargó la restauración de este Niño Jesús, perteneciente a su hermana, indicándonos que le tenía un gran cariño, pués era un recuerdo de su Primera Comunión.


Al Niño, le faltaban 2 dedos de su manita izquierda.


En primer lugar, procedimos a su limpieza con un algodón impregnado de agua jabonosa.


Tal vez en las fotos del antes, no se aprecie, el paso del tiempo, 40 ó 50 años.


Después de su limpieza, procedimos a realizar sus deditos, con una pasta, formada por escayola y cola. En el dedo meñique, todavía tenia su alambre de formación, pero en el otro dedo, tuvimos que colocarselo, para poder darle forma a su nuevo dedo.


Fue un trabajo, delicado, entretenido y muy minucioso.
Cuando la pasta de escayola, estuvo bien seca, lijamos con una lija muy fina, con mucho cuidado y limpiamos el polvillo.


A los nuevos dedos, le dimos una mano de imprimación y cuando estuvo bien seca, procedimos a pintarlos.


De la misma manera, hicimos con los dedos de los pies, que por el roce, estaban blancos y se veía, su base de escayola.
Como remate final, le aplicamos una cera incolora, para fijar la pintura y a la vez dar ese toque brillo medio. 


Esperamos que en las fotos pueda apreciarse el trabajo de restauración, aunque al estar sacadas con el móvil, a veces aparecen demasiado claras y otras oscuras.


Esperando, como siempre vuestras opiniones, nos despedimos hasta la próxima entrada.