jueves, 5 de noviembre de 2015

Colgador de collares o joyero. Reciclando.

Antes y después


En esta ocasión, nuestro punto de partida, para crear este joyero, fue un viejo cajón, que estaba aparcado en un rincón de nuestro taller, esperando su ocasión.


Después de una limpieza a todo el cajón, forramos el fondo con papel de terciopelo rojo adhesivo.


Cortamos 4 listones de madera para formar un marco, al cual grapamos una tela metálica de gallinero.
Con unas pequeñas bisagras, unimos el marco al cajón.


En la parte inferior derecha del marco, atornillamos un pequeño pomo, para facilitar la apertura del cajón.


Cuando estuvo todo montado, dimos dos manos de pintura de imprimación para que se fijase bien la pintura acrílica blanco roto, que dimos encima.


Para la parte interior del marco y para ocultar las grapas de fijación de la tela de gallinero, utilizamos una cinta de raso color malva, que pegamos con cola de contacto.


Este joyero es un regalo personalizado por eso en la parte interior, colocamos el nombre de la destinataria, con unas letras de madera, pintadas de blanco y punteadas de rojo.


Toda la parte exterior, así como la interior, va forrada y adornada con decoupage.


Para colgar los collares, colocamos unos pequeños cáncamos que van atornillados sobre el fondo.


La idea de ponerle tela metálica, fue para que a la vez sirviese de soporte a varios pares de pendientes.


Como la dueña del joyero es una persona muy limpia, le colocamos unas pequeñas cortinas o visillos para protegerlo del polvo.


Y efectivamente, ¡"siempre tiene las cortinillas cerradas"!.


Esperamos que os guste este nuevo trabajo y pueda serviros de idea para vosotros.