martes, 16 de junio de 2015

Mostrador o mueble bar

Antes y después


Este mostrador tenía la parte central tapizada con skay en color marrón, sobre una plancha de fina esponja, y haciendo dibujos con chinchetas, pero estaba bastante deteriorado.


La parte posterior, consta de dos baldas o estantes.


 Nuestra primera actuación sobre el mueble consistió en retirar toda la tapiceria.
Después de su limpieza y lijado, en algunas zonas, barnizamos y aseguramos los herrajes de forja, que estaban algo sueltos.


Para cubrir la parte frontal, utilizamos una tela plastificada, con motivos de etiquetas de vino, españoles, italianos, franceses....


Nos pareció muy apropiada esta tela, ya que nuestra idea era darle uso de barra de bar.


Cuando teníamos ya la tela pegada y seca, cortamos unos junquillos de madera, a la medida, para mayor sujeción.


Una vez cortados los junquillos a la medida, los envejecimos con nogalina y barnizamos.


Colocamos los junquillos en su lugar, fijamos con cola y en las esquinas, con unos clavitos, muy pequeños, que pasan desapercibidos.


El resultado final, nos gusta, esperamos que podaís apreciarlo en las fotos, que tal vez no sean demasiado buenas.


En la encimera o sobre del mostrador, hemos aplicado un barniz brillante y resistente, para que al apoyar vasos o botellas, no se deteriore.