jueves, 22 de enero de 2015

Estanterías para cocina. Reciclando o reutilizando.


Vamos a publicar esta nueva entrada por recomendación de nuestras compañeras y amigas.
En esta primera foto, podéis ver una lata de barril de cerveza, que teniamos guardada para darle alguna utilidad porque realmente nos gustaba.
Abrimos la lata de cerveza por la parte de abajo con una Dremel o abrelatas, lijamos los bordes y para asegurarnos que no cortaban, los bordeamos con una goma negra. Atornillamos la lata a una de las paredes de la cocina, obteniendo así un estante o caja para guardar los paños de cocina.


La segunda lata que aparece en la foto, también atornillada a la pared, era un envase de aceite de oliva, pero tan bonito que se nos ocurrió, abrirlo por un lateral y bordearlo también con la goma negra. En este caso lo empleamos como contenedor de especias o especiero.


Esta tercera estantería, procede de un viejo altavoz de música, que desmontamos, lijamos un poco y pintamos de gris. Como podeis obserbar, nos sirve para colocar las latas de tés, infusiones, sal, azucar, esparragos.....


En la siguiente foto podeís ver el conjunto de los estantes, junto con la balda que hicimos para tener un poco más de espacio de trabajo o apoyo, donde depositar la fruta (piñas, papaya, verduras...).


Bueno amigas. Carmen S.; Carmen H.; Salud; Lina; y demás seguidores, ya tenéis las fotos prometidas. Deseando que os gusten, espero vuestras críticas positivas o negativas.

viernes, 9 de enero de 2015

Caja-joyero

Antes y después

Partiendo de una caja de vino de madera, hemos fabricado este joyero, para el dormitorio de una joven.


Tuvimos que desmontar la caja para que se pudiera abrir en sentido vertical, porque nos gustaba más.
Lijamos bien todas las maderas.


En primer lugar dimos, como de costumbre, dos capas de pintura imprimación, dejando secar bien entre capa y capa, para proceder a pintar con pintura acrílica de color blanco roto.


Despúes de esperar el tiempo de secado, utilizamos la técnica del decoupage, con diferentes mótivos: flores, rosas, mariposas, pájaros.



Barnizamos con barníz mate acrílico para proteger los mótivos.
En el lateral derecho, atornillamos un cierre metálico dorado y dibujamos una inscripción, indicativa del contenido de la caja.


Colocamos: dos pequeñas bisagras para facilitar la abertura de la caja, dos alambres forrados, uno arriba y otro abajo, para colgar las pulseras y sortíjas o aníllos y unos pequeños cáncamos para los colgantes y collares.


En el marco de la puerta, grapamos una tela metálica o de gallinero, que ribeteamos con cuerda, para tapar las grapas. 

 

 La tela de gallinero nos facilita colgar los pendientes, sin necesidad de abrir el joyero.

 

 La idea de este nuevo trabajo surgió: como regalo para Maria con motívo de su cumpleaños.