lunes, 24 de noviembre de 2014

Caja de madera, reciclada.

Antes y despúes:


Teniamos guardada esta caja para una posterior utilización. 
Es una caja con tapa deslizante, que en principio contenia una botella de vino que nos habían regalado y como nos gustaba, su forma y tamaño, pensamos siempre que algún día le daríamos un nuevo uso, como así ha sido.


Procedímos como de costumbre dando como base, dos manos de pintura de imprimación, dejando secar bien entre capa y capa.


Sobre las dos capas de pintura de imprimación, dimos una pintura acrílica blanco roto, dejandola secar muy bien y seguidamente pasamos a realizar sobre ella un decoupage.


Utilizamos para hacer el decoupage unas servilletas con motivos de bambú, que anteriormente habíamos comprado en unos grandes almacenes y que teniamos guardadas, esperando la ocasión para poder utilizarlas.


Siempre que acudimos a algún gran almacén o tienda, nos pasamos por la sección de servilletas, para comprobar, si hay alguna que nos guste por su diseño, dibujo o colorido, como ocurrió en esta ocasión.


En la tapa deslizante, que cierra el estuche, pintamos a mano alzada la palabra "CINTURONES" porque era la utilización que queríamos dar a nuestra caja.


Una vez que estuvo todo el proceso bien seco, decoupage, letras.... empleamos un barniz acrílico transparente para protegerlo todo, dando así consistencia a los dibujos.


En esta última foto se puede apreciar el contenido de la caja con los cinturones que tenemos ubicada dentro de nuestro armario.
Así podréis comprobar una vez más, nuestro afán de reciclaje para no generar basura.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Escalera reciclada

Antes y despúes:


Esta escalera tiene su historia sentimental porque formaba parte del mueble-cama de literas que estuvo en nuestro dormitorio durante muchos años y que al desmontar el piso de nuestros padres, vino a parar al almacén de nuestra casa, donde ha esperado otros muchos años hasta que le hemos buscado otro destino y una nueva utilización.


A la  vez teniamos estos 2 cajones de un viejo armario, una tabla y un trozo de tela metálica, restos que rodaban por casa para una posible utilización, como ha sido este caso.


El proceso de transformación ha sido laborioso pero a la vez hemos disfrutado con él, 
pensando que necesitabamos una estanteriza para el baño, donde colocar los frascos de colonias, desodorantes, cremas, tónicos, champús, toallas, nos vino la idea de su nuevo destino.


Empezamos cortando los viejos cajones para adaptarlos a los peldaños de la escalera, los armamos y les pegamos el fondo. Una vez cortados y adaptados al tamaño que necesitabamos, dimos 2 capas de pintura selladora, dejando secar bien entre capa y capa.


Cuando estuvo bien seca la pintura selladora, aplicamos una pintura acrílica gris perla diluida en agua y dejamos pasar el tiempo de secado para montar los 2 cajones y la balda de madera, que anteriormente habíamos bordeado con un resto de tela metálica.


Una vez montado todo y construido nuestro pequeño mueble, procedimos a hacer un decoupage en los frentes y laterales de los cajones y balda. En la cuarta foto se aprecian mejor los motivos marineros del decoupage: conchas, caracoles, medusas, algas marinas.....


La siguiente foto está tomada un poco de perfíl para que se pueda apreciar los laterales de los cajones. Hemos colocado las toallas y demás árticulos para que se vea la idea de la utilización.


Para finalizar aplicamos un barniz acrílico mate para proteger tanto la pintura gris como el decoupage.
Su lugar de colocación es la pared del cuarto de baño.


Dependiendo de la luz, en unas fotos se ve un color más gris y en otras un tono más ocre.


A nosotros el resultado de este trabajo, nos gusta, aunque no seamos buenos fotógrafos.